Un sistema de control de calidad en constante evolución

Hojiblanca, Carbonell y Koipe han sido sinónimo de calidad en el sector del aceite de oliva. La calidad, junto con la seguridad, ha sido siempre un elemento esencial en nuestra empresa.

Todos nuestros productos y procesos de producción respetan los más altos estándares de calidad respecto a la seguridad alimentaria y han recibido las certificaciones internacionales más importantes del sector (ISO 9001, IFS, BRC).

La calidad y trazabilidad de nuestros productos empieza en el nivel de atención más alto que dedicamos constantemente a nuestra cadena de producción y a los procesos de control de calidad que estamos aplicando continuamente en los procesos de producción.

Todos los años:

  • analizamos más de 5000 muestras para seleccionarlas en función del sabor y de los análisis fisicoquímicos
  • seleccionamos entre 1250 y 1500 lotes
  • realizamos análisis en toda la materia prima que entra
  • realizamos de nuevo análisis completos en todas nuestras mezclas antes del embotellado
  • controlamos las características externas de cada botella producida
  • controlamos el modelo de nuestro sistema de análisis con laboratorios de certificación externos
  • recibimos una media de 1 inspección al mes de instituciones y órganos de certificación